The Episcopal Church
This parish is part of the Episcopal Diocese of Springfield. Visit the diocesan site for information about our bishop, other church locations and diocesan news.
Episcopal Diocese of Springfield

Episcopal News Service

Syndicate content
The news service of the Episcopal Church
Updated: 48 min 33 sec ago

Applications now accepted for director of development for Domestic and Foreign Missionary Society

Tue, 08/04/2015 - 2:17pm

[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] Bishop Stacy F. Sauls, Chief Operating Officer, announced that applications are now being accepted for the Director of Development on the staff of the Domestic and Foreign Missionary Society.

The Development Office is the major gifts ministry of the Domestic and Foreign Missionary Society. As such, it identifies, cultivates, and solicits major donors to support ministries at all levels. The Director is responsible for developing, establishing and executing a robust, dynamic fundraising strategy, particularly through major gifts.

“We seek an energetic professional who is mission-driven, with significant fundraising experience and demonstrated success in major gifts, to join our dynamic and dedicated staff,” Bishop Sauls commented.

The Director of Development position information is located here.

Information on all available positions as well as application instructions are available here.

For more information contact a member of the Episcopal Church Human Resources Team at HRM@episcopalchurch.org.

Registrations accepted for Called to Transformation

Mon, 08/03/2015 - 3:07pm

[Episcopal Church Office of Public Affairs press release] Samuel McDonald, Deputy Chief Operating Officer and Director of Mission, announced that registrations are now accepted for the Called to Transformation Asset-Based Community Development (ABCD) facilitator formation workshop September 14 – 17, designed to train leaders in methods and tools to enhance local ministry and mission.

Called to Transformation is a partnership between the Domestic and Foreign Missionary Society and Episcopal Relief & Development.  The Asset-Based Community Development online toolkit and workshops were developed to train facilitators in leading a faith community in understanding the ABCD process, explained the Rev. Canon E. Mark Stevenson, Domestic Poverty Missioner for the Domestic and Foreign Missionary Society.

“Training people to use the Asset-Based Community Development to approach ministry switches the discernment to an asset view – what we have – from one focused on what we don’t have,” he said.  “Asset-Based Community Development allows for a vital step in strategic planning in their communities.”

Asset-Based Community Development engages communities at a grassroots level to recognize local assets – such as people, buildings, relationships and even faith – and creatively envision how to use that abundance to achieve goals and imagine new forms of ministry. “This is why ABCD is so important,” said Sean McConnell, Episcopal Relief & Development’s Director of Engagement. “It builds on the gifts of individuals, congregations and organizations, and brings people together to transform their communities. When people engage their own gifts in this way, they become more deeply invested in achieving the shared goals of the community.”

Through the trainings, participants will learn about the theory and the practice of ABCD work, and then begin the process of creating a working plan to implement an Asset-Based Community Development project in their own ministry community.

“Those who complete the program also will be equipped to serve as facilitators for other communities that would benefit from this proven and theologically-based development methodology,” Stevenson added.

The first of two workshops in 2015 is now open for registration: September 14 to September 17, at the Toddhall Retreat Center, Columbia, IL (across from St Louis, MO).

Registration is available here. Registration is $175 which includes room, all meals, handouts, etc. Transportation is not included. Deadline for registration is August 31. Seating is limited.

A second workshop is being planned for November 5 to November 8, in western US (details will be released soon). “Both workshops will cover the same material, so interested clergy and lay leaders can choose the one that best fits their schedule and travel needs,” Stevenson said.

The Called to Transformation Asset-Based Community Development online toolkit and facilitator formation process were developed by the Domestic and Foreign Missionary Society and Episcopal Relief & Development with assistance from the Beecken Center of the School of Theology at the University of the South.

Workshop trainers include Stevenson; the Rev. Shannon Kelly, Acting Missioner for Campus and Young Adult Ministries for the Domestic and Foreign Missionary Society; McConnell; and Jenny Korwan, consultant.

“In this time of Church renewal, Called to Transformation’s asset-based approach places the impetus for change and growth within the community itself, rather than solely with church leadership,” said McConnell. “Focusing on relationships rather than finances as their most important resource, these communities grow stronger and more deeply engaged over time.”

For more information contact Stevenson, mstevenson@episcopalchurch.org, or McConnell, smcconnell@episcopalrelief.org

Episcopal Asset Map
One of the tools related to Called to Transformation is the wildly popular Episcopal Asset Map. This innovative partnership between the Domestic and Foreign Missionary Society and Episcopal Relief & Development has resulted in an online tool to learn more about and to share resources for ministries in local, diocesan and churchwide networks.

The Episcopal Asset Map is an online service showing the location and the array of ministries offered by Episcopal congregations, schools and institutions. The Episcopal Asset Map is available at no fee.

As of July, 83 dioceses are participating in the Episcopal Asset Map.

A short video is available here.

For more information contact Stevenson mstevenson@episcopalchurch.org or Katie Mears, USA Disaster Preparedness and Response Director for Episcopal Relief & Development, kmears@episcopalrelief.org.

Comienzan el despeje del terreno en la catedral de la Santa Trinidad en Haití

Fri, 07/31/2015 - 12:32pm

[Episcopal News Service] El 20 de julio, más de cinco y medio años después de que un catastrófico terremoto destruyera la catedral de la Santa Trinidad en Puerto Príncipe [Haití], un grupo de obreros empezó a despejar el sitio, segmentando el área de trabajo, removiendo ladrillos, baldosas de terracota, secciones de las paredes de la catedral y otros restos que en algún momento serán incorporados en la construcción de la nueva catedral.

“Esto es un gran signo de esperanza para el pueblo haitiano. Empecé a decir para los episcopales de Haití, pero en verdad, la significación de la catedral de la Santa Trinidad trasciende a nuestra comunidad religiosa para abarcar a la sociedad en general”, dijo el obispo Stacy Sauls, director de operaciones de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (DFMS), el nombre legal y canónico con el cual la Iglesia Episcopal está incorporada, funciona empresarialmente y lleva a cabo la misión.

“Y, acaso lo más importante de todo, el comienzo de esta obra es un signo de la familia espiritual de que formamos parte, un símbolo visible entre la Iglesia haitiana y el resto de la Iglesia Episcopal. En verdad somos ‘uno en el Espíritu’”, siguió diciendo él.

Unos obreros levantan una cerca roja de metal el 20 de julio para proteger el lugar de trabajo. Foto de la Diócesis de Haití.

La Diócesis Episcopal de Haití es, en número de fieles, la más grande de las 109 diócesis de la Iglesia Episcopal. Casi inmediatamente después del terremoto, la Iglesia comenzó una campaña de recaudación de fondos para reconstruir la catedral de la Santa Trinidad, un importante centro espiritual, docente y cultural localizado en el mero centro de Puerto Príncipe. Los planos arquitectónicos para el proyecto que se calcula en $25 millones se dieron a conocer en 2013.

“El proyecto de limpieza en los terrenos de la catedral es un agradable primer paso en la construcción de la estructura sagrada más importante de la Diócesis de Haití”, dijo el Rvdmo. Jean Zaché Duracin, obispo de Haití, añadiendo que está agradecido a los generosos donantes que han apoyado el empeño de la reconstrucción en los últimos cinco años. “Es un gran suspiro de alivio de mi parte y de parte de todos los que participamos en el proceso de la reconstrucción, ciertamente, todos participamos”.
Reconstruir la catedral de la Santa Trinidad “es más que un mero edificio, es un signo de esperanza”, dijo el Rdo. David Boyd, encargado de donaciones extraordinarias para Haití y director interino de la oficina de desarrollo de la DFMS.

La Santa Trinidad se ajusta al concepto antiguo de una catedral como centro de luz, espiritualidad, artes y conocimiento, dijo Boyd.

La diócesis trasladó un estacionamiento que usaba los días hábiles un banco que queda frente al complejo de la catedral a fin de crear espacio para el despeje del lugar. Durante la primera jornada de los 45 días que se espera dure el proyecto, los obreros levantaron una cerca de metal para proteger el sitio de la obra y comenzaron a delimitar secciones de la antigua catedral y a hacer un inventario de restos y sus localizaciones, con la intención de restaurar secciones de paredes que aún se mantienen en pie, ladrillos y otros detalles arquitectónicos a sus lugares originales en el nuevo diseño.

Los obreros deben también exhumar cadáveres de las criptas que se encuentran debajo de la planta de la catedral para volverlos a inhumar dentro del complejo.

Secciones del muro exterior de la catedral de la Santa Trinidad que resistieron el catastrófico terremoto de magnitud 7 y que serán incorporadas a la nueva catedral. Foto de la Diócesis de Haití.

Considerada durante mucho tiempo como “alma espiritual y cultural de Haití”, el complejo de la catedral de la Santa Trinidad alberga un espacio de culto temporal, una escuela primaria y secundaria y una escuela de música de categoría mundial que ahora está funcionando en lo que era el convento de las Hermanas de Santa Margarita.
El lugar de la catedral como alma de Haití se refleja en 14 murales que representan relatos bíblicos y escenas religiosas hechas con motivos haitianos y que se alineaban en los muros interiores del edificio. Las pinturas, que quedaron terminadas entre 1950 y 1951, fueron obra de algunos de los pintores haitianos más conocidos del siglo XX. El obispo que encargó los murales, Alfred Voegli, fue criticado en esa época por permitir que el vudú formara parte de los motivos haitianos utilizados en los murales. Ahora esas pinturas son vistas como un momento importante en el desarrollo del arte haitiano.

No está claro aún cuando comenzará la construcción de la nueva catedral, dijo Sauls, añadiendo que el continuo aumento de los costos de construcción  constituye un reto al trabajo en Haití, pero que él espera que la construcción empezará pronto.

“Otro reto, y éste con frecuencia se olvida, es que la catedral misma es sólo parte de un complejo mayor de ministerios… Un reto es trabajar en todos estos proyectos juntos para coordinar un enfoque unificado”, afirmó Sauls. “Y, por supuesto, el dinero es un reto. Necesitamos que la Iglesia en todo el mundo, y especialmente en el ámbito de la Iglesia Episcopal, ayude a llevar las cargas de nuestros hermanos y hermanas en Haití. Que en eso consiste el Evangelio. Ellos nos necesitan, pero tan significativamente como nosotros los necesitamos. Esta es nuestra Iglesia en Haití”.

Para los principales beneficiarios del complejo, episcopales y estudiantes, el despeje de la propiedad es una importante señal de esperanza de que una nueva catedral se levanta en el horizonte —y que esta parte de su ciudad será relevante otra vez, dijo Sikhumbuzo Vundla, director de operaciones de la Diócesis de Haití.

“Para los devotos y los fieles es un sentimiento entrañable, del júbilo que se impondrá al dolor y al sufrimiento padecidos inmediatamente después del terremoto y de la fuerza que les ha costado soportar este duelo durante cinco años”, afirmó. “El duelo por las vidas perdidas nunca cesará, pero la resurrección de la nueva catedral aliviará el sufrimiento, puesto que la catedral de la Santa Trinidad era muy querida no sólo para la comunidad haitiana, sino también para todos los visitantes y personas de todos los ámbitos de la sociedad”.

El 12 de enero de 2010, Haití sufrió un terremoto de magnitud 7 que mató a más de 300.000 personas, dejó a muchas otras lesionadas y desplazó a más de un millón y medio en lo que fue uno de los peores desastres naturales del mundo de los tiempos recientes. En cuestión de segundos, la diócesis perdió el 80 por ciento de su infraestructura en Puerto Príncipe y Léogâne, el epicentro del terremoto a menos de 32 kilómetros al oeste de la capital.

Inmediatamente después del terremoto, las personas desplazadas buscaron albergue y ayuda humanitaria en 1.500 campamentos, y el gobierno y las agencias internacionales de socorro se comprometieron a contribuir con miles de millones de dólares para reconstruir la nación caribeña, considerada durante mucho tiempo la más pobre del Hemisferio Occidental.

Más de cinco años después, es importante que los episcopales sigan estando conscientes de la situación en Haití.

“La conciencia conduce a la oración; y la oración a la acción. Uno de mis héroes espirituales, James Otis Sargent Huntington, que fundó la Orden de la Santa Cruz, dijo: ‘el amor debe actuar de la misma manera que la luz brilla y el fuego quema’”, dijo Sauls. “Asimismo, la oración debe actuar porque la oración verdadera encuentra su significado en el amor. De momento, oramos. Pero eso debe conducirnos a la acción. De momento esas oraciones pueden hacerse y esa acción llevarse a cabo a través de la Oficina de Desarrollo de la Iglesia Episcopal”.

Haga un clic aquí para más detalles sobre cómo puede ayudar a reconstruir la catedral de la Santa Trinidad.

— Lynette Wilson es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.